.

 

web analytics

¿Hay organización en una pista de baile? ¿Quién tiene preferencia, el más grande o el que mejor baila? ¿Si tropiezas con otros bailarines, hay que disculparse o empujarlos más fuerte para que te dejen espacio?
.
El fundador de BAILAFACIL y autor de este artículo, faux, dando una clase. Copyright © www.bailafacil.es.

Supongo que todo bailarín se hace estas preguntas a veces, sobre todo si lo acaba de sacar de la pista uno de esos trogloditas que andan por ahí organizando la convivencia a codazos. Lo cierto es que, habitantes de las cavernas al margen, sí que hay normas de organización dentro de una pista de baile... aunque no se pueda dar con ellas en la cabeza a los que no las conocen o respetan, puesto que son simples reglas de cortesía que los bailarines de todo el mundo siguen voluntariamente.

Evidentemente, no estoy hablando ni voy a ocuparme en este artículo de la enorme cantidad de normas de comportamiento social que se pueden encontrar en los antiguos libros de etiqueta. En mi opinión, pejiguerías tales como que el hombre debe llevar y traer a la mujer desde la pista hasta su sagrado sitio, la utilización de sonrojantes fórmulas de cortesía para pedir un baile y un millón más de menudencias están totalmente desfasadas a estas alturas del siglo XXI. Francamente, no me veo siendo acompañado de vuelta a mi asiento por una chica que me haya sacado a bailar... Dejemos las normas sexistas al margen de este asunto ¿vale?

Sin embargo todo el que salte a una pista sí debería respetar unas sencillas reglas de convivencia en pro del buen rollo... y de la ausencia de pisotones, ya de paso. Ahí van las tres reglas de oro del bailarín, cortesía de BAILAFACIL:

LAS TRES REGLAS DE ORO EN LA PISTA DE BAILE

1ª/ Se gira y avanza en sentido contrario a las agujas del reloj (por si nunca has visto uno que no sea digital, eso quiere decir hacia delante y a la izquierda) y como norma secundaria, los bailarines que menos se muevenpaquetes, en el argot... ¡es broma, es broma!— se quedarán en el centro de la pista y los que más se desplacen ocuparán el borde de la misma.

2ª/ Si tropiezas con otros bailarines, discúlpate sobre la marcha, pero no hace falta que pares de bailar... salvo que los hayas tirado al suelo y luego pisoteado, en cuyo caso más que disculparte lo que deberías hacer es dedicarte a otra cosa porque el baile no es lo tuyo. ¡Animal!

3ª/ Sorpréndete, la pista de baile es para... ¡bailar! Con esto quiero decir que si eres incapaz de desprenderte del cubata, el cigarrillo o la Play Station antes de entrar en la pista, quizá deberías considerar la posibilidad de irte a MOLESTAR a otra parte. ¿Captas la idea?

Si observáis esas tres sencillas reglas, evitaréis el 90% de los conflictos con otros bailarines y contribuiréis al buen ambiente que tradicionalmente ha sido patrimonio de los lugares donde la gente se reune para bailar. El resto es cuestión de educación, cortesía... y un poquito de habilidad. Aquí tienes unos sencillos trucos de veterano que pueden ayudarte: mira por encima del hombro antes de moverte hacia atrás, extrema las precauciones al realizar desplazamientos rápidos y, sobre todo, deja las virgüerías para otro día si la pista está llena y no hay espacio para moverse.
.

.

NOMBRE


E-MAIL

COMENTARIO


.

ARTICULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EL 10 DE ENERO DE 2005

COMENTARIO DE JULIAN (13/09/06)
<Estoy totalmente de acuerdo. A mi el baile me ha cambiado la vida, el ambiente en las competiciones es extraordinario, ojalá lo hubiera descubierto cuando era más joven. En casa todos hacemos competición y espero que en unos años bailemos con los nietos y todo. Que se anime la gente, SOBRE TODO LOS TÍOS, la verguenza hay que tenerla para otras cosas. A bailaaaaaar. Un saludo a todos>

COMENTARIO DE MARISOL (28/08/06)
<Lo de que la gente se aparta cuando ve que alguien baila algo bien, funciona en las peliculas, en la vida real la gente empuja y lo hace adrede. Hay mucha envidia por las pistas y lo digo por propia experiencia, que bailo todos los sábados desde hace 6 años>

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Texto: faux | Todos los derechos reservados