.

 

web analytics

Me había prometido a mí mismo que no lo haría pero no puedo evitarlo, es más fuerte que mi voluntad. ¡Tengo que hacerlo! ¡No puedo resistir la tentación de meter caña a mis fantasmones favoritos!

ADVERTENCIA: Si te gusta el llamado 'estilo internacional' y crees que es la mejor y única manera de bailar, no sigas leyendo este artículo. Puede producirte un irresistible deseo de matarme, o lo que es peor, utilizar el formulario del final para ponerme a parir.

Pues sí, amigos, voy a decirlo claramente de una vez por todas: no soporto el estilo internacional. No me gusta ni poco ni mucho, sencillamente NADA. Para mí, eso no es bailar.
.
El fundador de BAILAFACIL y autor de este artículo, faux, dando una clase. Copyright © www.bailafacil.es.

Antes de seguir voy a aclarar, para los que no lo sepan, que el llamado estilo internacional —por cierto, un nombre pésimo, baile deportivo sería mucho más adecuado— es esa forma de 'bailar' que se suele ver en los concursos que ponen en la tele. Sus principales características son que el chico y la chica se pasan la mitad del baile sin tocarse, mueven muchísimo los brazos, adoptan unas posturas forzadísimas y gesticulan exageradamente con la cara; además de una forma de vestir muy particular en la que los hombres llevan, por ejemplo, pantalones de lycra de pata ancha y camisas con chorreras, y ellas unas tremendas faldas de vuelo con pom-pom que yo no he visto en ningún otro lugar del universo.

Por supuesto, no estoy diciendo en absoluto que bailar así no tenga ningún mérito. Al contrario, es dificilísimo y los campeones de esos concursos son auténticos atletas. El problema es que yo apenas acierto a ver una vaga relación entre la música que utilizan y lo que hacen. ¡Eso es gimnasia, no baile! Considero inútil meterme con sus patéticos maquillajes de drag queen o sus horribles sonrisas-mueca porque comprendo que hacen falta para que los espectadores del quinto anfiteatro vean algo, pero lo que realmente no soporto es la forma en que espantan moscas con los brazos y sobre todo el baile de San Vito que les entra en los ritmos rápidos. ¡Parece que los enchufan! A mí esa forma de bailar frenética y espasmódica me pone de los nervios. Por Diox, que se tomen una tila...

Con todo, mi principal queja contra los partidarios del estilo internacional y los fundamentalistas del baile en general, es el empeño que tienen en reglamentarlo todo; una forma nada disimulada de excluir a los demás y dejar claro cómo son las cosas. Según ellos, claro. Personalmente, yo desconfío de cualquiera que tenga soluciones fáciles para problemas complejos, y el baile es un asunto poco trascendental pero complejo, no lo dudéis: HAY MUCHAS FORMAS DE BAILAR.

El problema con todos estos listillos es que ellos sí tienen claro cómo hay que bailar, qué música sirve y cuál no, cuáles son los pasos adecuados, etc. En sus concursos está regulado hasta el tipo de ropa, aunque a mí eso no me parece mal. En un concurso es normal que haya reglas, y cuanto más claras, mejor.

Pero sacar eso del ámbito competitivo y convertirlo en una especie de filosofía excluyente tipo 'así se puede bailar y así no' es renunciar a la parte más divertida del baile que es su funcionalidad social, o sea bailar en sitios públicos, ver bailar a otros y mezclar estilos e ideas. Yo al menos, cuando veo pasos y movimientos de otros bailarines que me gustan —incluyendo el estilo internacional— intento incorporarlos a mi repertorio, ya sea adaptándolos a mi gusto o copiándolos directamente, que de momento no hay copyright sobre los pasos de baile... aunque todo se andará, al paso que vamos.

En fin, que no me va nada el estilo internacional porque no me gusta como bailan, pero sobre todo porque es evidente que si por ellos fuera bailaríamos todos igual, como clones, y eso sí que sería un autentico coñazo. ¡Con lo divertida que es la variedad, hombre!
.

.

NOMBRE


E-MAIL

COMENTARIO


.

ARTICULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EL 8 DE JUNIO DE 2004

COMENTARIO DE AMALIA (26/10/13)
<A mí tampoco me gustan esos bailes de competición, pero me gusta hacerlo bien y que me salga perfecto, aunque sé que no lo hago, pero me divierto un montón, hasta cuando me equivoco... Lo importante de todo en la vida es hacer lo que uno quiere y le gusta, y yo estoy haciendo lo que me gusta y con el tiempo llegaré a hacerlo casi perfecto. Y con eso tengo bastante, como dice la canción, ea>

COMENTARIO DE MARIA (23/05/07)
<Con mis respetos: yo hago baile deportivo de competición. Hay algunos aspectos que debo decir que no estoy de acuerdo por que, primero, se aprende todo lo que tiene el baile y con su técnica, no llevan vestidos de drag queen y no son absurdas sonrisas. Y me parece que, siendo profesor de baile, no estás muy enterado de cómo funciona; yo creo que es la manera de evolucionar en el baile y no estar siempre con lo mismo, y además las parejas sí que tienen contacto, en ocasiones se sueltan, pero no es así como lo pintas. Y nunca podríamos ser clones porque, para empezar, nadie tiene las mismas coreografías... Ese el auténtico espíritu del baile. Nunca vas a tener clase como bailarin si no te metes un poco en el baile deportivo o internacional como dices>

COMENTARIO DE IÑIGO (28/03/06)
<Hola Faux, tu articulo es muy divertdo, pero lamento decirte que te falta información. Lo que a ti no te gusta no es el baile internacional, sino la competición. Porque hay miles de parejas en el mundo que bailan internacional, pero les patea el culo competir y todo ese rollo que tú estas contando. Tenias que venir a una de nuestras fiestas en las que se puede acabar bailando, después de la preceptivas copas, "la chica ye-ye" o "Black is black" (risas) y somos de internacional, pero internacional no es solo lo que ves por televisión. Un saludo>

COMENTARIO DE CARLOS (02/01/06)
<Estoy contigo. Lo de la ropa me da igual, pero los pasos y las formas forzadas no lo entiendo y lo peor es que los movimientos que hacen a veces no encajan con la música. Yo pienso que el baile es movimiento armónico entre dos personas al ritmo de una música y además me debe divertir, sino pierde el sentido y entonces ya no me gusta bailar. Los concursos que se ven por la tele son demasiado acartonados, no me van tampoco... aunque los veo. De todas formas tiene que haber de todo, pero a mi esos señoritos no me enseñan a bailar. Yo bailo para divertirme sobre todo. Para acrobacias estreñidas... al circo. Quiero decir que hay un intermedio entre el internacional deportivo o el baile de siempre y no creo que uno sea mejor que el otro>

Respuesta de faux a SERENA (21/01/05)
<Gracias por mandar tu opinión, Serena. Aprovecharé la ocasión para aclarar que no tengo nada contra el llamado estilo internacional y que mi "cáustica" opinión sobre el mismo se debe sobre todo al hecho de que está demasiado "extendido" y tiende a apabullar a todos los demás, como si fuera la única forma de bailar posible. Yo prefiero otros estilos que encajan mejor con la música que utilizan. Sin ir más lejos, los dos que mencionas...>

COMENTARIO DE SERENA (20/01/05)
<Bueno Faux, yo te entiendo, pero no tiene porque ser un extremo o el otro. Yo ahora estoy haciendo un curso para ser profesora de baile y los pasos que me están enseñando son los que hacen los competidores; a mi me encanta ese tipo de baile, el de competición, pero es que también me gusta salir por ahí con mis amigos a bailar y hacer una rueda cubana o coger a mi amiga y pegarle un meneo bachatero alucinante. Y no me molesta que nadie baile de una manera o de otra porque lo que me gusta es bailar y lo que quiero es aprender todos los tipos de baile posibles. Hay que saber bailarlo todo. ¡Y bien!>

COMENTARIO DE ESTEFANIA (06/07/04)
<Estoy totalmente de acuerdo contigo. A mi tampoco me va nada el baile deportivo... lo veo muy brusco y muy poco elegante. Yo hago baile retro y por nada del mundo me cambiaría al deportivo, por todo lo que tu dices. Yo me quedo con el retro>

Copyright © www.bailafacil.es | Diseño: CybertoWM | Texto: faux | Todos los derechos reservados